• 27/02/2024
  • 5 de minutos de lectura

El general Carreras

El general Carreras

Por Juan Carlos Bataller –

En general, los interventores militares no dejaron buenos recuerdos en su paso por San Juan.
Sin embargo hubo una excepción: el general Marino Bartolomé Carreras.

A Carreras no se lo recuerda por su generosidad para repartir colchones o por grandes obras. Tampoco por haber siquiera intentado recuperar en parte el patrimonio ediliceo del San Juan antiguo.

Simplemente se ganó el aprecio de la gente por imponer la ley pareja para todos. Algo que no ha sido moneda corriente en esta provincia.
Durante la gestión de Carreras se fijó la línea de construcción en la ciudad de San Juan. Esto significó un gran cambio. Hasta ese momento había edificaciones que sobresalían de otras, transformando las veredas en algo caótico.


Cuando en 1957 se dispuso la línea, comenzaron las presiones. A algunas viviendas había que derrumbarles el comedor. Había comercios que quedaban sin vidrieras o iglesias sin frentes.
Difícilmente un político habría dejado de sucumbir ante las presiones, amenazas e intereses en juego.

Carreras fue drástico. Dio un plazo para que los propietarios se pusieran en línea. Vencido el término, enviaba la topadora y derrumbaba. Y no había hijos y entenados. Por más quejas que elevaran los empresarios más poderosos, el obispo o los diarios, la topadora arrasaba.
Un ejemplo de su firmeza (y también barbaridad propia de la época)  quedó expuesto cuando le llegó el turno a la calle Mendoza. Para abrir la avenida Central hacia el oeste había que derrumbar nada menos que el Palacio Episcopal, la suntuosa Casa España y el Cine Cervantes. Y tres de los mejores edificios supervivientes del gran terremoto, fueron arrasados.


En la esquina de Mitre y Mendoza estaba la Ferretería Zunino. Y don Marcelo Zunino había jurado que a él no le destruirían el local.
Voy a estar armado esperándolos.Llegó el día y la topadora se detuvo frente al edificio. Fiel a su palabra, don Marcelo se encerró armado en su local.
Los obreros avisaron a la gobernación y diez minutos más tarde estaba el general Carreras en el lugar.
Sin decir palabra, se subió a la topadora y le dijo al operario:
Avance, vamos a ver si se anima a tirar.Don Marcelo guardó su rabia y la máquina derrumbó el frente del local.
Carreras no hizo comentarios, descendió de la topadora, subió a su auto y volvió a la Casa de Gobierno.


Si te gustan las fotos del San Juan que no conociste,
entrá en www.sanjuanalmundo.com el portal de la Fundación Bataller


Fuente: Publicado en Nuevo Mundoedición 874 del 26 de febrero de 2024

Noticias Relacionadas

El primer arzobispo

El primer arzobispo

Por Juan Carlos Bataller – El primer arzobispo de la Arquidiócesis de San Juan de Cuyo…
San Juan triguero

San Juan triguero

Por Juan Carlos Bataller – Cuando nacía el siglo XX San Juan tenía una economía de…
Refugio

Refugio

Por Juan Carlos Bataller – En esta foto de 1940 aparecen los primeros integrantes de la…