• 14/05/2024
  • 4 de minutos de lectura

Se abre el juego para designar el Fiscal de Estado de la provincia

Se abre el juego para designar el Fiscal de Estado de la provincia

Se trata de un funcionario clave en la defensa de los intereses de la provincia y de la confianza del Gobernador de turno.

Con la comunicación al Consejo de la Magistratura, el órgano que debe llamar a concurso, se abre el juego para designar a una persona clave en la defensa de los intereses de la provincia, como es el fiscal de Estado. Hoy el cargo está vacante, por la renuncia de Jorge Alvo, por lo que quien viene cumpliendo ese rol es Sebastián Dávila, designado en diciembre pasado por el Ejecutivo como fiscal Adjunto.

Tras la comunicación al Consejo de la Magistratura, que preside el cortista Juan José Victoria, se debe llamar a concurso para definir una terna y remitirla a la Cámara de Diputados, cuerpo que luego elegirá al nuevo titular de la Fiscalía. Aunque no hay decisión oficial todavía, se estima que todo el proceso se podría lanzar el mes que viene.

Además de ser una persona de extrema confianza del gobernador de turno, en este caso de Marcelo Orrego, el fiscal de Estado es el encargado de entender en la defensa de los intereses de la provincia y así, como representante del Estado, le ha tocado intervenir, por ejemplo, en resonantes casos, como puede ser puede ser frente al reclamo del Gobierno de La Pampa por la construcción de los diques y el uso del agua del Río San Juan. También Fiscalía de Estado impulsó el juicio de las expropiaciones, en el que es querellante, en el marco de una causa en la que se sospecha que hubo una red delictiva dedicada a estafar al Estado inflando el valor de los terrenos que expropió.

La cabeza de la Fiscalía de Estado está vacante desde diciembre pasado, cuando el extitular, Jorge Alvo, renunció a su puesto. Poco después de que se produjera esa salida, el Ejecutivo envió a la Cámara de Diputados la postulación de Dávila al cargo de Fiscal Adjunto, nombramiento que obtuvo la unanimidad de los votos presentes en el recinto. Por ese resultado se entiende que hubo acuerdo entre el oficialismo, que es minoría en el recinto, y la oposición, que lidera el justicialismo. Ahora se interpreta que si Orrego decidió habilitar el proceso para designar al nuevo funcionario provincial es porque contaría con el apoyo o al menos habría un principio de acuerdo con el sector opositor. De no existir un acuerdo político, la oposición podría hacer valer la mayoría de sus votos de la Cámara y designar a alguien que no sea de la conveniencia del Gobierno provincial.

Aunque no han trascendido nombres de quienes aspiran al cargo, fuentes de la Legislatura sostienen que Dávila no tendría inconvenientes para anotarse en el concurso, ya que hoy es el Adjunto de la repartición y desde hace seis meses que es su máxima autoridad. Hay un antecedente en el 2011, cuando Guillermo De Sanctis fue designado Fiscal Adjunto y meses después participó del concurso para Fiscal titular, cargo al que accedió tras la aprobación de la Cámara.

Noticias Relacionadas